¿Por qué mi cachorro juega mordiendo?

Morder es una conducta natural de la especie, especialmente en cachorros. Esto se debe a la dentición, sin embargo, un cachorro también puede morder por curiosidad, para investigar objetos, para interactuar o para jugar, pero a pesar de ser natural, es una conductar que debe ser controlada para evitar problemas en casa.

Para muchos dueños, detener la mordida de su cachorro es una tarea difícil, por más que intentan decirle que no, el cachorro insiste. Recuerda que aunque los perros son animales inteligentes, no pueden entender con exactitud lo que estás queriendo decirle, por eso la clave estará en entrenarlo y enseñarle con acciones los comportamientos que si son aceptados dentro la convivencia.

Una de las primeras cosas que le enseñaremos a nuestro cachorro es a inhibir su mordida, esto quiere decir, que pueda controlar la fuerza de su mandíbula, a través de la socialización con humanos y otros perros.


Dejar a nuestro cachorro interactuar con otros de su edad, le permitirá descubrir la fuerza de su mordida de juego, basado en la respuesta de sus pares.


La reacción de los humanos también puede ayudar a una buena inhibición. Cada vez que te muerda, actua como si te hubiera dolido mucho y exprésalo con un ¡Ouch!, esto le enseñará que si puede hacer daño mordiendo y que debe ser más cuidadoso la próxima vez.

Así mismo, si estás enseñándole a jugar suavemente, debes dar el ejemplo y evitar interacciones o juegos rudos como lucha, empujones, toques bruscos, halarle la cola o las orejas y otros similares.


El siguiente ejercicio que pondrás en práctica será la redirección de conducta, esto quiere decir, guiar a tu cachorro entre comportamientos aceptados e inaceptados, mostrándole lo que SI puede hacer. Cada vez que tu cachorro muerda tus manos, pies, tu ropa o zapatillas, indícale un firme ¡NO! y detén el juego por completo, quédate inmóvil o retírate de la habitación por unos 20 a 30 segundos. Esto le enseñará a tu cachorro que si hay consecuencias negativas por sus mordidas, pero recuerda, la clave de la redirección será mostrarle la conducta que si es aceptada, por lo que pasado este tiempo, le ofrecerás su juguete favorito.


Mueve el juguete enérgicamente y conviértelo en un objeto muy llamativo, cuando lo tome, indícale con tu voz que lo está haciendo "Muuuy bien". Con algunas repeticiones, tu cachorro asociará el juego de mordidas a su huesito o peluche favorito, en lugar de tus manos.


Consejo:


Recuerda que la mordida es una conducta natural en la especie, incluso en perros adultos, morder un objeto puede ser relajante y estimulante. Así que incluye en su rutina juguetes rellenables como el Kong y huesos naturales recreativos (consulta con tu veterinario especialista en nutrición).


Hacer que tu cachorro deje de morderte a ti y a todos quienes conviven en casa, es posible. Solo recuerda ser paciente, constante y poner en práctica todas las herramientas a tu disposición.

Copyright © 2017. Dog Training Club ®. Todos los derechos reservados. Santiago, Chile.